Virus del papiloma en hombres: 5 vías para evitarlo

El virus del papiloma humano (VPH) es un virus común. Es la infección de transmisión sexual más frecuente. De hecho, la mayor parte de las personas sexualmente activas, tanto hombres como mujeres, contraerán el VPH en algún momento de su vida. Existen más de 40 tipos que se pueden trasmitir por contacto sexual.

Clásicamente se ha relacionado con las mujeres, aunque también es frecuente en los hombres. ¿Cómo contagiarse? Se puede contraer al tener relaciones sexuales anales, vaginales u orales con una persona infectada, o mediante otro tipo de contacto cercano con la piel durante las actividades sexuales. Puede además transmitirse incluso cuando la persona infectada no presenta signos, ni síntomas visibles.

En el caso concreto de los hombres, la mayor parte de las infecciones por el VPH desaparecen completamente por sí solas y sin causar ningún problema de salud. Sin embargo, pueden permanecer en el hombre sin causar síntomas, es decir, en forma ‘latente’. De momento, se desconoce por qué algunas personas presentan problemas de salud por el VPH y otras no.

Según datos de la OMS, por lo general, las infecciones por VPH suelen desaparecer sin ninguna intervención unos meses después de haberse contraído, y alrededor del 90% remite al cabo de 2 años. Eso sí, un pequeño porcentaje de las infecciones por determinados tipos de VPH puede persistir y convertirse en cáncer.

Eso sí, en el caso de que una infección no desaparezca por sí sola es posible que se presenten síntomas del VPH meses o años después de haberse infectado. Esto hace difícil saber cuándo se contrajo exactamente la infección. Por ello, las infecciones por VPH duraderas, en el caso concreto de los hombres, pueden causar verrugas genitales o algunos tipos de cáncer; aunque los tipos de VPH que provocan estas verrugas no son los mismos que causan el cáncer.

Las verrugas genitales aparecen como pequeños bultos en la zona genital, alrededor del pene o del ano. Éstas pueden ser pequeñas o grandes, abultadas o planas, o con forma de coliflor. Pueden desaparecer, quedarse igual, o aumentar en tamaño o cantidad. Para tratarlas es conveniente su extirpación o destrucción mediante agentes específicos para ello.

La infección por VPH puede dar lugar también en el hombre al cáncer de pene, de ano, de cabeza y de cuello; es decir, por los mismos virus que están implicados en el cáncer de cérvix de la mujer. A su vez, pueden infectar las áreas genitales de los hombres, incluida la piel del pene o del ano, y las partes a su alrededor. También, la boca y la garganta. Aunque el VPH es la infección de transmisión sexual más común, los cánceres relacionados con el VPH no son frecuentes en los hombres.

NO HAY PRUEBAS FIABLES PARA DETECTARLO EN HOMBRES

Muchas veces, cuando la pareja sexual de un hombre es diagnosticada del VPH en una revisión de rutina, el hombre acude asustado al médico para saber si él también lo padece. La inmensa mayoría no presentan lesiones genitales y preguntan si hay alguna manera de detectar si están infectados por el virus.

El problema de la infección por VPH en hombres es que hoy en día no existe una prueba diagnóstica infalible para detectar esta infección vírica. No obstante, puede realizarse un test de amplificación genética mediante ‘PCR’, que es más sensible en presencia de verrugas genitales.

Con todo, hay  que tener en cuenta que, por lo general, el virus desaparece por sí solo, sin causar problemas. De manera que si hoy se detecta una infección, lo más probable es que dentro de uno o dos años, ésta haya desaparecido. Es muy importante consultar con el médico si se encuentran verrugas o lesiones anormales en las zonas mencionadas, aunque no duelan.

¿CÓMO PROTEGERME DEL VPH SI SOY HOMBRE?

A la hora de proteger al hombre frente a esta infección vírica existen dos vías de protección primaria:

1.- La Vacuna. Es segura y eficaz en el caso de los hombres contra los tipos de VPH que causan la mayoría de las verrugas genitales y cánceres. Está disponible para niños y hombres jóvenes de 9 a 26 años de edad, y se administra en 2 inyecciones con un intervalo de 6 meses antes de los 15 años, y en 3 después de esta edad. La recomendación es la de la vacunación a los varones antes de iniciar las primeros contactos sexuales y siempre antes de los 26 años.

Está hecha para prevenir nueve tipos comunes de VPH, 4 de los cuales causan verrugas genitales, y 7 que provocan lesiones potencialmente cancerosas (confiriendo una protección en conjunto de alrededor del 90%) y previenen contra nuevas infecciones por el VPH, pero no cura las existentes o la enfermedad que causan (como las verrugas genitales).

2.- Utilice preservativos cada vez que tenga relaciones sexuales. Puede reducir sus probabilidades de contraer cualquier infección de transmisión sexual, entre las que se encuentra el VPH. Eso sí, hay que tener cuidado porque este virus puede infectar zonas no cubiertas por el condón, por lo que estos no ofrecen una protección total contra el VPH.

Asimismo, se recomienda la extirpación de cualquier lesión genital sospechosa, la autoexploración periódica y la visita rutinaria al urólogo de los varones cuyas parejas presenta lesiones relacionadas con el VPH.

 

Medio: Público

Artículo completo: Puede leer el artículo en su fuente original haciendo clic aquí

Qué es una cistitis aguda y cómo detectarla

Muchas veces nos familiarizamos con algunos términos médicos, pero no tenemos muy claro que significan. ¿Qué es exactamente una cistitis aguda? Se trata de una infección urinaria en la vejiga que, de hecho, es la más común. Según explican los responsables del servicio de Urología del Hospital Quirónsalud Barcelona  José Antonio Lorente y Óscar Bielsa, cuando se tiene una infección urinaria implica tener gérmenes patógenos en la orina, que afecta a los órganos en contacto con ella.

Los síntomas que acompañan una infección de orina son: sensación de ardor al orinar, necesidad imperiosa y constante de orinar, orinar frecuentemente en pequeñas cantidades y dolor pélvico en las mujeres, especialmente en el centro de esta. También, en relación con la orina, el olor es fuerte y el aspecto puede ser turbio, rojo o amarronado.

Las mujeres, más propensas a contraer cistitis

Según explican los doctores, las mujeres son más propensas a contraer cistitis que los hombres. De hecho, este tipo de infección urinaria está producida en el 80% de los casos por la bacteria Escherichia coli (E.coli), que se encuentra en el intestino.

Sin embargo, esta bacteria forma parte de nuestra flora habitual. Ahora bien, se convierte en un germen patógeno cuando coloniza la uretra y la vagina, y se introduce en la vejiga. La corta distancia entre el ano y la uretra condiciona la mayor frecuencia de la cistitis en la mujer.

Para evidenciar estas afirmaciones, los doctores recuerdan que una de cada dos mujeres experimentará una infección de orina a lo largo de su vida y una de cada tres mujeres habrá sufrido una infección urinaria antes de los 24 años. Además, los datos ponen de relieve que el 25% de las mujeres que han padecido infección urinaria una vez, sufren nuevas infecciones posteriormente.

Medio: El Nacional

Artículo completo: Puede leer el artículo completo haciendo clic aquí

 

La hidroablación prostática robótica consigue reducir los tiempos de hospitalización a 24-48 horas
La hidroablación prostática robótica consigue reducir los tiempos de hospitalización a 24-48 horas

El doctor Enrique Rijo, responsable de la Unidad de Próstata del Servicio de Urología del Hospital Quirónsalud Barcelona, ha explicado que la hidorablación prostática robótica, empleada para la operación de la hiperplasia benigna de próstata, reduce «significativamente» el tiempo de hospitalización habitual con técnicas más invasivas, ya que «entre 24 y 48 horas después se puede dar el alta al paciente sin necesidad de sonda».

Esta técnica, una de las más novedosas para el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata, consiste en una ablación o destrucción del tejido prostático con suero fisiológico a temperatura ambiente por vía transuretral, mediante un chorro con una velocidad cercana a la del sonido, sin necesidad de incisiones y totalmente robotizada. Además, es mínimamente invasia y, tal y como ha recordado el experto, «tan eficaz como la resección transuretral convencional».

«El cirujano planifica previamente la operación mediante un ecógrafo transrectal. Así se puede medir el tamaño de la próstata y establecer cuáles son los límites de las estructuras anatómicas importantes que se han de preservar. Una vez decidida cuál es la zona de ablación que se va a realizar, es un robot quien la lleva a cabo de forma automática», explica Rijo.

El experto puntualiza que, en cualquier caso, el papel del médico sigue siendo «fundamental», ya que ha de ser un cirujano quien decida las zonas que se han resecar, pero la automatización posterior del procedimiento «evita que se puedan producir fallos humanos, una de sus ventajas, aunque no la única». Por ejemplo, ha señalado que los efectos secundarios derivados son «mucho menores» frente a las intervenciones convencionales.

«Al no utilizar ningún tipo de fuente de calor, es posible preservar mucho más la cápsula prostática. Otras técnicas la pueden acabar dañando, y provocar de forma ocasional una disfunción eréctil. Este riesgo con la hidroablación no existe», ha detallado.

Pero en donde los resultados son «mucho más significativos» es en la preservación del mecanismo de eyaculación. «Solo un 20 por ciento de los pacientes sometidos a una resección transuretral clásica conservan la eyaculación, y en el resto se produce lo que se conoce como eyaculación retrógrada o seca. En los pacientes tratados con la hidroablación, hasta el 90 por ciento preservan de forma completa la eyaculación», ha asegurado Rijo.

Medio: Europa Press

Artículo completo: Puede descargar el artículo completo clicando aquí

¿Para qué sirve la próstata si “se quita y no pasa nada”?
AQUABLATION: Uno de los últimos avances en técnicas mínimamente invasivas para tratar la HBP es la hidroablación prostática robótica

Décadas de campañas de concienciación han conseguido que la mayoría de las mujeres incorpore a sus rutinas la visita periódica al ginecólogo. En contraste, apenas un 10 % de los hombres visita regularmente al urólogo para revisiones preventivas, en especial de la próstata, esa “cosa” exclusivamente masculina que es una de las grandes desconocidas más allá de los problemas de salud que genera.

Cuando oímos a alguien decir “me han operado de la próstata” suele querer decir que se la han extirpado, lo que lleva a la pregunta recurrente de “¿para qué sirve entonces si se quita y no pasa nada?”, sospechando que su existencia es una especie de maldad o anomalía de la naturaleza con la anatomía masculina. Pero sí que sirve y sí pueden pasar cosas cuando te la quitan. Hay que hacer pedagogía para que aumente el conocimiento sobre esta parte del cuerpo.

¿Qué funciones tiene la próstata?

La próstata es una glándula del sistema reproductivo masculino situada bajo la vejiga que cumple una triple función:

– Reproductiva. Produce muchos de los componentes del líquido seminal en el que nadan los espermatozoides, especialmente proteínas como el PSA, que licúa el semen, y oligoelementos (entre ellos el magnesio, que le da el aspecto lechoso).

-Eyaculación. Durante el coito (o la masturbación), la próstata es una de las estructuras anatómicas que participa en la eyaculación. Es un mecanismo complejo que se lleva a cabo en 2 fases: emisión y expulsión. Todo ello para lograr la salida del semen a través de la uretra.

-Protectora. Algunas sustancias que segrega la próstata tienen propiedades bactericidas. Además, la glándula es una barrera mecánica frente a la entrada de patógenos del exterior. Este es el motivo por el cual las infecciones de orina son mucho menos frecuentes en los hombres que en las mujeres, además de por tener una uretra más larga.

Problemas y remedios: ¿me quedaré impotente?

Con diferencia, la principal patología por frecuencia de esta glándula es el agrandamiento o hiperplasia benigna de próstata (HPB). Afecta en mayor o menor medida a la mitad de los hombres a partir de 50 años, porcentaje que aumenta a 8 de cada 10 en mayores de 80. Dada su posición bajo la vejiga y rodeando el conducto urinario (uretra), cuando la próstata crece más de la cuenta (hiperplasia) produce una obstrucción que altera, dificulta o impide orinar con normalidad.

Los síntomas más habituales son:

-Ganas de orinar urgentes y frecuentes que en muchos casos obligan a despertarse por la noche e interrumpen el sueño.

-Problemas para comenzar a orinar o hacer sólo unas gotas.

– Un flujo de orina débil, lento o que termina y empieza varias veces.

-Ganas de orinar, aunque se haya hecho recientemente.

-Pequeñas cantidades de sangre en la orina.

Los casos más leves de hiperplasia benigna de próstata pueden tratarse con cambios en el estilo de vida o medicamentos, que reducirán los síntomas. En los casos más avanzados, tradicionalmente la solución pasaba por la cirugía, pero los avances médicos más recientes posibilitan intervenciones mínimamente invasivas igualmente eficaces y, lo que es muy relevante en esta patología, que logran reducir el riesgo de sufrir efectos secundarios adversos como la disfunción eréctil: la temida “impotencia”, incontinencia urinaria y eyaculación retrógrada.

La aquablation

Según explica el doctor Enrique Rijo, responsable de la unidad de próstata del servicio de urología del Hospital Quirónsalud Barcelona, uno de los últimos avances en técnicas mínimamente invasivas para tratar la HBP es la hidroablación prostática robótica con agua guiada por ecografía, también conocida como aquablation. Consiste en la destrucción del tejido prostático mediante un chorro de suero fisiológico a temperatura ambiente y a gran velocidad, sin necesidad de incisiones (se hace a través de la uretra) y totalmente robotizada.

“El cirujano planifica previamente la operación mediante un ecógrafo transrectal. Así se puede medir el tamaño de la próstata y establecer cuáles son los límites de las estructuras anatómicas importantes que se han de preservar. Una vez decidida cuál es la zona de ablación que se va a realizar, es un robot el que la lleva a cabo de forma automática, lo que evita el error humano”, explica el doctor Rijo. Uno o dos días después de la intervención, el paciente es dado de alta sin necesidad de sonda.

No menos importante es que la técnica aquablation evita por completo el riesgo de provocar disfunción eréctil. “Al no utilizar ningún tipo de fuente de calor, es posible preservar mucho más la cápsula prostática. Otras técnicas la pueden acabar dañando, provocando de forma ocasional una disfunción eréctil. Este riesgo con la hidroablación no existe”, señala este especialista.

Medio: La Vanguardia

Sección: Salud

Artículo completo: Consulte aquí el artículo original

“Una consulta urológica integral es el mejor seguro para una mayor calidad de vida”
Entrevista a los doctores Óscar Bielsa y José Antonio Lorente, responsables del servicio de Urología en el Hospital Quirónsalud Barcelona

Aunque el número de hombres que visita al urólogo aumenta cada año, existe aún cierta reticencia para consultar al especialista, cosa que es clave para el diagnóstico precoz de enfermedades como el cáncer de próstata. Los seis miembros del servicio de Urología en el Hospital Quirónsalud Barcelona cuentan con formación especialista vía MIR y una amplia experiencia profesional en el sector público y privado. Hablamos con los Dres. Bielsa y Lorente, al mando de un equipo que se caracteriza por la competencia de sus miembros, la puntera dotación tecnológica y la vocación orientada hacia el buen trato al paciente.

-¿Qué es la urología y qué importancia tiene la prevención?

La urología es una especialidad médico-quirúrgica que diagnostica y trata las enfermedades que afectan al aparato urinario de ambos sexos, así como cualquier alteración del aparato genital masculino. Abarca aspectos médicos y quirúrgicos en el tratamiento de los diferentes problemas que afectan a estos órganos, así como de la prevención y el fomento de la salud sexual en general. Uno de los aspectos que se ha desarrollado más es el diagnóstico precoz, que puede prevenir o anticipar los síntomas de las distintas enfermedades que pueden ir apareciendo con el paso de los años. Por ello, una detección realizada a tiempo y en una consulta integral es el mejor seguro para una mayor calidad de vida. Aunque el número de hombres que visita al urólogo aumenta cada año, existe aún cierta reticencia para consultar al especialista, a diferencia de las mujeres que consultan más al ginecólogo en materia preventiva.

-Por lo tanto, ¿quién debe acudir al urólogo de manera preventiva?

En principio, los hombres en general, al ser el urólogo considerado el especialista encargado de la salud del varón. De forma concreta, es recomendable una visita esporádica por debajo de los 40 años y anualmente para hombres mayores de 50. -¿Y la mujer?

En efecto, no es una especialidad sólo de hombres. La urología femenina abarca todo lo relativo a temas muy frecuentes en las mujeres como por ejemplo, las infecciones de orina o los problemas del suelo pélvico, como la incontinencia. Existen también motivos de consulta comunes con los hombres, como los cálculos renales o los tumores de riñón y vejiga.

-Al margen de la prevención, ¿cuáles son los motivos más habituales de consulta en el hombre?

Depende de la edad. En menores de 40 años temas relacionados con anomalías en la exploración del aparato genital, estudios de fertilidad o relacionados con enfermedades de trasmisión sexual. A partir de los 40 años empiezan las consultas relacionadas con trastornos urinarios o con la salud prostática.

-¿Qué tipos y qué frecuencia de trastornos de la próstata existen?

La más conocida y temida es el cáncer de próstata, del que cada año en España se diagnostican más casos y es el tumor más frecuente en los hombres. Aunque no existe ninguna causa desencadenante, la edad es el principal factor de riesgo, ya que la mayoría de los casos se diagnostican en mayores de 50 años. Al margen de poder sufrir un tumor, se sabe que el 50% de los hombres mayores de esta edad reconocen algún trastorno para orinar. Esto es debido, casi siempre, a un aumento en el tamaño de la próstata, la llamada hiperplasia benigna de la próstata (HBP), que padecen en nuestro país unos 5 millones de hombres. Por último, en hombres más jóvenes es más frecuente la inflamación de la próstata, conocida como prostatitis.

-¿Cuál es su consejo para la revisión prostática y cómo se realiza el diagnóstico?

Aconsejamos valorar el estado de salud de la próstata mediante una consulta al urólogo a todos los hombres mayores de 50 años. Los controles anuales permiten restablecer la calidad miccional en caso de sufrir HBP y diagnosticar el cáncer de forma precoz en más del 90% de los casos.

Medio: La Vanguardia
Artículo completo: Descarga en PDF.

Las infecciones de orina son también cosa de hombres (y son más graves)
¿Entonces, por qué nunca se habla de ello?

Las infecciones de orina son más complicadas en los hombres y su tratamiento dura más, pero no hay anuncios en la televisión ni campañas de prevención ni sale en las conversaciones cotidianas. Quizá por eso cuando se habla de esta afección muchos la asocian directamente con un problema casi exclusivo de las mujeres. Error.

Veamos algunos datos: en la infancia son los varones los que sufren más infecciones de orina, así como a partir de los 65 años, cuando puede afectar hasta al 30% y están en su mayoría relacionados con problemas de próstata. El 10% de las consultas en médicos de familia en España y el 40% en Urología son por estas infecciones. Y el 12% de los hombres tendrá una infección de orina a lo largo de su vida.

“El problema en las mujeres jóvenes es hasta 30 veces más frecuente que en los hombres», explica Enrique Rijo, urólogo del Hospital Quirónsalud de Barcelona. Sí, pero «aunque en los hombres menores de 50 años —excepto en los niños— las infecciones de orina son poco

frecuentes, afectan a menos del 0,5%, a partir de los 50 años la incidencia es similar en ambos sexos debido a las modificaciones anató́micas —hipertrofia prostática en el hombre— y fisioló́gicas —menopausia en la mujer— que predisponen a este problema”, concluye.

¿Por qué las tenemos?

El dolor y escozor al orinar (disuria), miccionar gota a gota, la urgencia, el mal olor y el color oscuro de la orina, necesidad de levantarse varias veces por la noche a miccionar (poliarquía), sangre en orina (hematuria), escalofríos, fiebre alta igual o mayor a 38ºC y malestar general pueden ser los síntomas que anuncian una infección urinaria.

Estos signos aparecen sin previo aviso y se producen en la mayor parte de los casos por bacterias intestinales que penetran desde los márgenes del ano hasta la vejiga, representan la segunda causa de infección fuera del medio hospitalario tras las de tipo respiratorio, y se sitúa en el primer puesto de las causas de infección en el ámbito hospitalario.

A diferencia de las mujeres, en las cuales la mayor parte de las infecciones urinarias son de tipo cistitis —comprometiendo sobre todo la vejiga—, en el hombre todas las infecciones urinarias se consideran complicadas debido a la anatomía.

La infección en el varón mayor jubilado y sin familia, señala Francisco Camarelles, médico de familia y miembro del grupo de Educación Sanitaria y Promoción de la Salud del Programa de Actividades Preventivas y Promoción de la Salud (PAPPS) de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, «pasa seguramente mucho más desapercibida. En los jóvenes las infecciones son muy infrecuentes, excepto en homosexuales que tienen el riesgo aumentado. A partir de los 65 años la prevalencia se invierte, siendo las infecciones más frecuentes en los varones debido a los problemas prostáticos fundamentalmente”.

Medio: El País
Sección: Vida
Artículo completo: Consulte aquí el artículo original o descárguelo en PDF

Mitos y verdades sobre salud prostática

Aunque el número de hombres que visita al urólogo aumenta cada año, se considera que existe aún cierta reticencia para consultar al especialista

El 15 de septiembre se celebra el “Día Europeo de la Salud Prostática”. A través de las actividades divulgativas que se llevan a cabo este día se pretende concienciar a todos los ciudadanos sobre la importancia de realizar revisiones periódicas para prevenir e identificar las enfermedades de la próstata. Los doctores Oscar Bielsa y José Antonio Lorente son los responsables del servicio en el Hospital Quirónsalud Barcelona, un nuevo equipo que es la unión de un grupo de urólogos clínicos que, sensibles a la necesidad de cambio en la asistencia sanitaria en el sector privado, se asociaron para proveer una atención especializada, integral y de calidad.

La próstata es una glándula del aparato genitourinario masculino, del tamaño de una nuez, situada en la salida de la vejiga y que envuelve la uretra. Su función fundamental es la producción del líquido prostático, componente fundamental del semen, rico en nutrientes para los espermatozoides. Aunque el número de hombres que visita al urólogo aumenta cada año, se considera que existe aún cierta reticencia para consultar al especialista, a diferencia de las mujeres, que consultan más frecuentemente al ginecólogo en materia preventiva.

Tipos y frecuencia de trastornos de la próstata

La más conocida y temida es sin duda el cáncer de próstata. En España, cada año se diagnostican más de 30.000 nuevos pacientes con cáncer de próstata, el tumor más frecuente en varones. Aunque no existe ninguna causa desencadenante de la enfermedad, la edad es el principal factor de riesgo ya que, en la actualidad, la mayoría de los casos se diagnostican en mayores de 50 años.

Una de las principales características de este cáncer es que puede no producir síntomas, sobre todo en las fases iniciales donde el diagnóstico precoz es fundamental para lograr la curación del paciente. Frente al falso mito de que el cáncer prostático desencadena problemas al orinar, muchos pacientes se sorprenden ante el diagnóstico porque no observan ningún síntoma.

Al margen de la posibilidad de sufrir un tumor, se estima que un gran porcentaje de hombre presentan síntomas miccionales a partir de cierta edad. Según datos de la Asociación Española de Urología (AEU), el 50% de los hombres mayores de 50 años y el 80% de los mayores de 80 años reconocen algún trastorno para orinar (dificultad, frecuencia, levantarse por la noche, vaciado incompleto…). Esto es debido generalmente a un aumento del tamaño de la próstata, lo que se conoce como hiperplasia benigna de la próstata (HBP). Según estos datos, se estima que hasta 5 millones de varones padecen en España estos síntomas que afectan a la calidad de vida.

Ante esta situación, el Servicio de Urología Quirónsalud de Barcelona aconseja valorar el estado de salud de la próstata mediante una consulta al urólogo a todos los hombres mayores de 50 años. Los controles anuales permiten restablecer la calidad miccional en caso de sufrir HBP y diagnosticar el cáncer de próstata de forma precoz en más del 90% de los casos.

Por último, en varones más jóvenes es más frecuente la inflamación de la próstata, conocida como prostatitis. Comprende un conjunto de trastornos funcionales que afectan a la próstata o al área perineal con una sintomatología generalmente aguda, aunque también hay formas crónicas. Cuando es producida por bacterias, la llamada prostatitis aguda es la infección urinaria más frecuente en el hombre.

Medio: La Vanguardia
Artículo completo: Descarga en PDF

Consejos para prevenir la eyaculación precoz y la disfunción eréctil

La disfunción eréctil es una enfermedad cardiovascular derivada de una incorrecta irrigación sanguínea del pene. Por este motivo, Rafael Prieto, presidente saliente de la Asociación Española de Andrología (Asesa) y coordinador de la Unidad de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva del Servicio de Urología del Hospital Reina Sofía, en Madrid, señala que “todos los pacientes con disfunción eréctil son cardiópatas hasta que se demuestre lo contrario”. Además, el experto señala que esta patología no depende de la edad, aunque los vasos sanguíneos se vayan debilitando con el tiempo.

Por su parte, la eyaculación precoz está relacionada con el sistema nervioso. De hecho, Ana María Puigvert, andróloga y expresidente de Asesa, apunte que “el cerebro es el primer órgano sexual”.

Esta patología puede aparecer desde el inicio de la vida sexual del paciente o adquirida espontáneamente. Además, tiene un componente traumatizante, tanto para el hombre como para la mujer, que pueden derivar en posibles cuadros de ansiedad y posibles trastornos, como es el alcoholismo.

Posibles recomendaciones

Estas dos enfermedades tienen un gran impacto en la calidad de vida de los hombres y, pese a su alta incidencia, los expertos indican que muchos casos se pueden prevenir siguiendo estos consejos:

  1. Llevar una vida sana
    Los problemas del corazón y la hipertensión pueden contribuir a la disfunción eréctil, ya que derivan en una mala circulación de la sangre. En el caso de los pacientes con cardiopatías, el miedo a recaer también puede ser una causa de esta enfermedad.
  2. No tratar de autodiagnosticarse
    Utilizar internet para evaluar las causas de la eyaculación precoz puede tener consecuencias dañinas para el paciente. Mucho peor es adquirir medicamentos no registrados para tratar estas enfermedades ya que, en el mejor de los casos, tendrán efecto placebo.
  3. Acudir al especialista
    Cuando tenga este tipo de patología, lejos de apostar por remedios caseros y otro tipo de medicamentos, Puigvert recomienda ponerse en manos de un especialista que encuentre el diagnóstico adecuado para cada paciente.
  4. No tratar de autodiagnosticarse
    Utilizar internet para evaluar las causas de la eyaculación precoz puede tener consecuencias dañinas para el paciente. Mucho peor es adquirir medicamentos no registrados para tratar estas enfermedades ya que, en el mejor de los casos, tendrán efecto placebo.
  5. Acudir al especialista
    Cuando tenga este tipo de patología, lejos de apostar por remedios caseros y otro tipo de medicamentos, Puigvert recomienda ponerse en manos de un especialista que encuentre el diagnóstico adecuado para cada paciente.

Medio: Cuidate Plus
Artículo completo: Consulte aquí el artículo original o descárguelo en PDF.

La importància d’acudir a l’uròleg amb regularitat

Al llarg dels anys, l’home pot patir diversos trastorns urològics associats amb l’edat. Això inclou tot allò relacionat amb el seu aparell urinari i també el reproductor. Tot i que és impossible evitar els efectes del pas del temps en l’organisme, tenir cura de la zona és la millor manera d’endarrerir l’aparició de problemes.

L’Hospital Quirónsalud Barcelona vol promoure entre els homes la importància de visitar l’uròleg regularment per detectar i combatre possibles trastorns de manera efectiva, com ho fa la dona amb les visites periòdiques al ginecòleg.

Corregir problemes en les edats més joves

Algunes persones comencen a notar molèsties durant els primers anys d’adultesa. Els problemes d’ejaculació i de fertilitat són els més comuns entre els homes de 20 a 40 anys que van al metge i poden diagnosticar-se amb un estudi simple, que permet aclarir els dubtes i iniciar tractaments eficaços.

La disfunció erèctil és una altra de les afeccions que més inquieten els pacients. L’Hospital Quirónsalud afirma que aquest problema afecta almenys un de cada quatre homes de 40 anys i que la seva freqüència augmenta amb els anys. Detectat a temps, però, també té tractaments satisfactoris.

La disfunció erèctil pot ser el primer símptoma d’altres afeccions passades per alt com la hipertensió arterial, la diabetis, l’arterioesclerosi o una cardiopatia isquèmica. Per tant, la consulta a l’uròleg pot ser determinant per detectar i frenar patologies més greus.

Medio: Diari ARA
Sección: Espai Salut
Artículo completo: Descarga en PDF

La información proporcionada en este sitio web no reemplaza sino que complementa la relación entre el profesional de salud y el paciente. En caso de duda, por favor, consulte con su médico de referencia.