+93 238 16 05 / +902 444 446 info@urologiabielsalorente.com

El virus del papiloma humano (VPH) es un virus común. Es la infección de transmisión sexual más frecuente. De hecho, la mayor parte de las personas sexualmente activas, tanto hombres como mujeres, contraerán el VPH en algún momento de su vida. Existen más de 40 tipos que se pueden trasmitir por contacto sexual.

Clásicamente se ha relacionado con las mujeres, aunque también es frecuente en los hombres. ¿Cómo contagiarse? Se puede contraer al tener relaciones sexuales anales, vaginales u orales con una persona infectada, o mediante otro tipo de contacto cercano con la piel durante las actividades sexuales. Puede además transmitirse incluso cuando la persona infectada no presenta signos, ni síntomas visibles.

En el caso concreto de los hombres, la mayor parte de las infecciones por el VPH desaparecen completamente por sí solas y sin causar ningún problema de salud. Sin embargo, pueden permanecer en el hombre sin causar síntomas, es decir, en forma ‘latente’. De momento, se desconoce por qué algunas personas presentan problemas de salud por el VPH y otras no.

Según datos de la OMS, por lo general, las infecciones por VPH suelen desaparecer sin ninguna intervención unos meses después de haberse contraído, y alrededor del 90% remite al cabo de 2 años. Eso sí, un pequeño porcentaje de las infecciones por determinados tipos de VPH puede persistir y convertirse en cáncer.

Eso sí, en el caso de que una infección no desaparezca por sí sola es posible que se presenten síntomas del VPH meses o años después de haberse infectado. Esto hace difícil saber cuándo se contrajo exactamente la infección. Por ello, las infecciones por VPH duraderas, en el caso concreto de los hombres, pueden causar verrugas genitales o algunos tipos de cáncer; aunque los tipos de VPH que provocan estas verrugas no son los mismos que causan el cáncer.

Las verrugas genitales aparecen como pequeños bultos en la zona genital, alrededor del pene o del ano. Éstas pueden ser pequeñas o grandes, abultadas o planas, o con forma de coliflor. Pueden desaparecer, quedarse igual, o aumentar en tamaño o cantidad. Para tratarlas es conveniente su extirpación o destrucción mediante agentes específicos para ello.

La infección por VPH puede dar lugar también en el hombre al cáncer de pene, de ano, de cabeza y de cuello; es decir, por los mismos virus que están implicados en el cáncer de cérvix de la mujer. A su vez, pueden infectar las áreas genitales de los hombres, incluida la piel del pene o del ano, y las partes a su alrededor. También, la boca y la garganta. Aunque el VPH es la infección de transmisión sexual más común, los cánceres relacionados con el VPH no son frecuentes en los hombres.

NO HAY PRUEBAS FIABLES PARA DETECTARLO EN HOMBRES

Muchas veces, cuando la pareja sexual de un hombre es diagnosticada del VPH en una revisión de rutina, el hombre acude asustado al médico para saber si él también lo padece. La inmensa mayoría no presentan lesiones genitales y preguntan si hay alguna manera de detectar si están infectados por el virus.

El problema de la infección por VPH en hombres es que hoy en día no existe una prueba diagnóstica infalible para detectar esta infección vírica. No obstante, puede realizarse un test de amplificación genética mediante ‘PCR’, que es más sensible en presencia de verrugas genitales.

Con todo, hay  que tener en cuenta que, por lo general, el virus desaparece por sí solo, sin causar problemas. De manera que si hoy se detecta una infección, lo más probable es que dentro de uno o dos años, ésta haya desaparecido. Es muy importante consultar con el médico si se encuentran verrugas o lesiones anormales en las zonas mencionadas, aunque no duelan.

¿CÓMO PROTEGERME DEL VPH SI SOY HOMBRE?

A la hora de proteger al hombre frente a esta infección vírica existen dos vías de protección primaria:

1.- La Vacuna. Es segura y eficaz en el caso de los hombres contra los tipos de VPH que causan la mayoría de las verrugas genitales y cánceres. Está disponible para niños y hombres jóvenes de 9 a 26 años de edad, y se administra en 2 inyecciones con un intervalo de 6 meses antes de los 15 años, y en 3 después de esta edad. La recomendación es la de la vacunación a los varones antes de iniciar las primeros contactos sexuales y siempre antes de los 26 años.

Está hecha para prevenir nueve tipos comunes de VPH, 4 de los cuales causan verrugas genitales, y 7 que provocan lesiones potencialmente cancerosas (confiriendo una protección en conjunto de alrededor del 90%) y previenen contra nuevas infecciones por el VPH, pero no cura las existentes o la enfermedad que causan (como las verrugas genitales).

2.- Utilice preservativos cada vez que tenga relaciones sexuales. Puede reducir sus probabilidades de contraer cualquier infección de transmisión sexual, entre las que se encuentra el VPH. Eso sí, hay que tener cuidado porque este virus puede infectar zonas no cubiertas por el condón, por lo que estos no ofrecen una protección total contra el VPH.

Asimismo, se recomienda la extirpación de cualquier lesión genital sospechosa, la autoexploración periódica y la visita rutinaria al urólogo de los varones cuyas parejas presenta lesiones relacionadas con el VPH.

 

Medio: Público

Artículo completo: Puede leer el artículo en su fuente original haciendo clic aquí