+93 238 16 05 / +902 444 446 info@urologiabielsalorente.com

Urología Bielsa&Lorente se destaca una vez más como pionero en el tratamiento de la hiperplasia benigna de de próstata con la incorporación de una nueva técnica mínimamente invasiva: Rezum.

Este nuevo procedimiento consiste en la inyección de vapor de agua en la próstata, provocando la necrosis del tejido (muerte celular), que posteriormente será eliminado por el propio cuerpo. De esta forma, se evitan los problemas ocasionados por el crecimiento de la próstata en el paciente. Además, y dado que la intervención se realiza a través de la uretra, puede realizarse de forma ambulatoria.

La técnica Rezum, que cuenta con la aprobación de la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos), se emplea en Estados Unidos desde hace cuatro años y empezará a implantarse en España a partir de abril, donde el Hospital Quirónsalud Barcelona —a través del servicio de Urología Bielsa&Lorente— será centro de referencia gracias a su experiencia previa, tras haber empleado con éxito el procedimiento el pasado mes de enero.

Ventajas de Rezum, la terapia con vapor de agua para la hiperplasia benigna de próstata

 
Rezum consigue preservar la eyaculación anterógrada en hasta un 96% de los casos y, además, destaca por su rapidez, ya que la técnica puede realizarse entre 3 y 7 minutos. Una vez que se acaba el procedimiento, el paciente puede regresar tranquilamente a casa y solo necesitará llevar una sonda durante cuatro días.

El último estudio de la técnica Rezum publicado recientemente en la revista científica Urology comunicó una tasa de retratamiento de solo el 4,4% de los casos durante los cuatro años de seguimiento. Al tratarse de una intervención mínimamente invasiva, se reducen también los riesgos asociados y los efectos secundarios. Molestias al orinar, escozor o una pequeña presencia de sangre en la orina es lo máximo que puede llegar a producirse. En todo caso se trata de efectos temporales y transitorios.

Con este procedimiento además se preserva la próstata y todas sus funciones, al ser mucho menos radical que otras técnicas.

Pequeñas limitaciones

“Es una técnica que sin embargo también tiene sus limitaciones. Solo puede aplicarse en pacientes con próstatas que no superen los 100 gramos, es decir, medianas o pequeñas. Y aquellos que toman anticoagulantes tampoco podrían ser tratados con ella sin la suspensión previa del tratamiento”, explica el Dr. Enrique Rijo, miembro del equipo de Urología Bielsa&Lorente y responsable de la unidad de próstata del Hospital Quirónsalud Barcelona.

Para más información, lea el artículo completo aquí.