¿Entonces, por qué nunca se habla de ello?

Las infecciones de orina son más complicadas en los hombres y su tratamiento dura más, pero no hay anuncios en la televisión ni campañas de prevención ni sale en las conversaciones cotidianas. Quizá por eso cuando se habla de esta afección muchos la asocian directamente con un problema casi exclusivo de las mujeres. Error.

Veamos algunos datos: en la infancia son los varones los que sufren más infecciones de orina, así como a partir de los 65 años, cuando puede afectar hasta al 30% y están en su mayoría relacionados con problemas de próstata. El 10% de las consultas en médicos de familia en España y el 40% en Urología son por estas infecciones. Y el 12% de los hombres tendrá una infección de orina a lo largo de su vida.

“El problema en las mujeres jóvenes es hasta 30 veces más frecuente que en los hombres”, explica Enrique Rijo, urólogo del Hospital Quirónsalud de Barcelona. Sí, pero “aunque en los hombres menores de 50 años —excepto en los niños— las infecciones de orina son poco

frecuentes, afectan a menos del 0,5%, a partir de los 50 años la incidencia es similar en ambos sexos debido a las modificaciones anató́micas —hipertrofia prostática en el hombre— y fisioló́gicas —menopausia en la mujer— que predisponen a este problema”, concluye.

¿Por qué las tenemos?

El dolor y escozor al orinar (disuria), miccionar gota a gota, la urgencia, el mal olor y el color oscuro de la orina, necesidad de levantarse varias veces por la noche a miccionar (poliarquía), sangre en orina (hematuria), escalofríos, fiebre alta igual o mayor a 38ºC y malestar general pueden ser los síntomas que anuncian una infección urinaria.

Estos signos aparecen sin previo aviso y se producen en la mayor parte de los casos por bacterias intestinales que penetran desde los márgenes del ano hasta la vejiga, representan la segunda causa de infección fuera del medio hospitalario tras las de tipo respiratorio, y se sitúa en el primer puesto de las causas de infección en el ámbito hospitalario.

A diferencia de las mujeres, en las cuales la mayor parte de las infecciones urinarias son de tipo cistitis —comprometiendo sobre todo la vejiga—, en el hombre todas las infecciones urinarias se consideran complicadas debido a la anatomía.

La infección en el varón mayor jubilado y sin familia, señala Francisco Camarelles, médico de familia y miembro del grupo de Educación Sanitaria y Promoción de la Salud del Programa de Actividades Preventivas y Promoción de la Salud (PAPPS) de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, “pasa seguramente mucho más desapercibida. En los jóvenes las infecciones son muy infrecuentes, excepto en homosexuales que tienen el riesgo aumentado. A partir de los 65 años la prevalencia se invierte, siendo las infecciones más frecuentes en los varones debido a los problemas prostáticos fundamentalmente”.

Medio: El País
Sección: Vida
Artículo completo: Consulte aquí el artículo original o descárguelo en PDF